A.2. Estrategias para la nueva partición del disco

Hay varias maneras distintas de volver a particionar un disco. Esta sección examina los posibles planteamientos siguientes:
  • Existe espacio libre disponible sin particiones
  • Disponibilidad de una partición sin usar
  • Hay espacio libre disponible en una partición utilizada activamente
Tenga en cuenta que esta sección trata los conceptos mencionados anteriormente solo en el plano teórico y no incluye procedimientos que muestren cómo realizar la nueva partición de un disco paso a paso. La información detallada de esa índole se sale del alcance de este documento.

Nota

Recuerde que las siguientes ilustraciones se han simplificado en pro de la claridad y no reflejan la distribución exacta de la partición que se encontrará cuando realmente se instale Red Hat Enterprise Linux.

A.2.1. Uso del espacio libre no particionado

En este caso, las particiones ya definidas no abarcan todo el disco duro, ya que dejan espacio sin asignar que no forma parte de ninguna partición definida. Figura A.8, “Unidad de disco con espacio libe sin particionar” muestra el aspecto que podría tener esto.
Unidad de disco con espacio libe sin particionar

Figura A.8. Unidad de disco con espacio libe sin particionar

En el ejemplo anterior, 1 representa una partición indefinida con espacio sin asignar y 2 representa una partición definida con espacio asignado.
Un disco que no ha sido utilizado puede también en esta categoría. La única diferencia es que todo el espacio está libre y no pertenece a ninguna partición definida.
En cualquier caso, puede crear las particiones necesarias con el espacio sin utilizar. Desafortunadamente, este supuesto, aunque muy sencillo, no es muy probable (a menos que acabe de comprar un disco nuevo únicamente para Red Hat Enterprise Linux). La mayoría de los sistemas operativos preinstalados están configurados para ocupar todo el espacio disponible en la unidad de disco (véase Sección A.2.3, “Uso del espacio libre de una partición activa”).

A.2.2. Uso del espacio de una partición no utilizada

En ese caso, es posible que tenga una o más particiones que ya no utilice. Figura A.9, “Unidad de disco con una partición no utilizada” ilustra este supuesto.
Unidad de disco con una partición no utilizada

Figura A.9. Unidad de disco con una partición no utilizada

En el ejemplo anterior, 1 representa una partición sin utilizar y 2, representa la reasignación de una partición sin utilizar para Linux.
En esta situación, puede utilizar el espacio asignado para la partición no utilizada. En primer lugar, tendrá que borrar la partición y luego crear la(s) partición(es) Linux que necesite. Puede borrar la partición que no utiliza y crear manualmente nuevas particiones durante el proceso de instalación.

A.2.3. Uso del espacio libre de una partición activa

Esta es la situación más común. Infortunadamente es también la más difícil de manejar. De hecho, el problema es que, aunque tenga bastante espacio libre, éste está ocupado por una partición que ya ha sido utilizada. Si ha adquirido un equipo con programas preinstalados (incluido el sistema operativo), probablemente el disco duro tendrá una partición masiva que contiene todos los datos y el sistema operativo.
Aparte de añadir un nuevo disco duro a su sistema, tendrá dos posibles soluciones:
Reparticionamiento destructivo
En este caso, la partición grande única se borra y se crean particiones más pequeñas. Todos los datos que tenía en la partición original serán destruidos. Esto significa que es preciso hacer una copia de seguridad antes de comenzar. Por su seguridad se recomienda enfáticamente hacer dos copias de respaldo, utilice la verificación (si está disponible en su software de seguridad) e intente leer los datos desde esas copias antes de borrar la partición.

Aviso

Si había un sistema operativo instalado en la partición, deberá también ser reinstalado. Tenga en cuenta que algunos equipos se distribuyen con sistemas operativos preinstalados y no incluyen CD-ROM para reinstalar el sistema operativo original. Es conveniente que compruebe si este es el caso de su sistema antes de destruir su partición original y la instalación de su sistema operativo.
Después de crear una partición más pequeña para su sistema operativo existente, puede volver a instalar software, restaurar sus datos e iniciar la instalación de Red Hat Enterprise Linux. Figura A.10, “Disco duro repartido de forma destructiva” muestra este proceso.
Disco duro repartido de forma destructiva

Figura A.10. Disco duro repartido de forma destructiva

En el ejemplo anterior, 1 representa antes y 2 representa después.

Aviso

Todos los datos que estaban en la partición original, se perderán.
Repartición no destructiva
Mediante la repartición no destructiva ejecute un programa que crea una partición grande en una más pequeña sin perder ninguno de los archivos almacenadas en esa partición. Este método es seguro, pero puede consumir bastante tiempo en controladores grandes.
Aunque la repartición no destructiva es bastante fácil, hay un número de pasos a seguir:
  1. Comprimir y hacer copias de seguridad de los datos existentes
  2. Redimensionar la partición actual
  3. Creación de una nueva partición (o varias).
Cada paso se describe en detalle más adelante.

A.2.3.1. Comprimir los datos existentes

Como se muestra en la siguiente figura, el primer paso es comprimir los datos de la partición actual. La razón de esta operación es la de reorganizar los datos para maximizar el espacio libre disponible al "final" de la partición.
Disco duro durante la compresión

Figura A.11. Disco duro durante la compresión

En el ejemplo anterior, 1 representa antes y 2 representa después.
Este paso es crucial; sin él, la ubicación de los datos podría impedir que la partición se redimensione al de acuerdo con el tamaño deseado. Observe que, por una u otra razón, algunos datos no pueden ser desplazados. Si este es el caso (y esto restringe el tamaño de su nueva partición, se verá forzado a realizar un repartición destructiva.

A.2.3.2. Redimensionar la partición actual

Figura A.12, “Disco duro con una partición redimensionada” muestra el proceso real de modificación del tamaño. Si bien el resultado real de la operación de cambio de tamaño varía en función del software que se utilice, en la mayoría de los casos, el espacio recién liberado se emplea para crear una partición sin formato del mismo tipo que la original.
Disco duro con una partición redimensionada

Figura A.12. Disco duro con una partición redimensionada

En el ejemplo anterior, 1 representa antes y 2 representa después.
Es importante comprender qué hace el software que usted utiliza para redimensionar las particiones con el espacio libre en el disco, para que así pueda seguir los pasos adecuados. En el caso que le hemos mostrado, sería mejor borrar la nueva partición DOS y crear las particiones para Linux.

A.2.3.3. Creación de una nueva partición (o varias).

Como sugería el paso anterior, es posible que sea o no sea necesario crear nuevas particiones. Sin embargo, a menos que su software de modificación de tamaño sea compatible con Linux, es probable que deba eliminar la partición que se creó durante el proceso de cambio de tamaño. Figura A.13, “Disco duro con la configuración definitiva de particiones” muestra cómo se hace.
Disco duro con la configuración definitiva de particiones

Figura A.13. Disco duro con la configuración definitiva de particiones

En el ejemplo anterior, 1 representa antes y 2 representa después.