3.4. Kernel sin intervalos

Anteriormente, el kernel de Linux interrumpía periódicamente cada CPU en un sistema a una frecuencia predeterminada — 100 Hz, 250 Hz, ó 1000 Hz, según la plataforma. El kernel le preguntaba a la CPU por los procesos que estaba ejecutando y utilizaba los resultados para contabilidad de procesos y balance de cargas. Conocido como el temporizador de intervalo, el kernel realizaba esta interrupción independientemente del estado de energía de la CPU. Por lo tanto, incluso una CPU inactiva respondía hasta 1000 de estas solicitudes por segundo. En sistemas que implementaban medidas de ahorro de energía para CPU inactivas, el temporizador de intervalos evitaba que la CPU permaneciera inactiva lo suficiente como para que el sistema se beneficiara de estos ahorros de energía
El kernel en Red Hat Enterprise Linux 6 ejecuta sin intervalos: es decir, remplaza las interrupciones periódicas antiguas por las interrupciones en demanda. Por lo tanto, a las CPU inactivas se les permite permanecer inactivas hasta que haya una nueva tarea en cola para procesar y las CPU que han entrado a estados de energía inferiores, pueden permanecer en esos estados por más tiempo.