2.3.2. Volúmenes lógicos entrelazados

Cuando escribe datos a un volumen lógico LVM, el sistema de archivos pone los datos a lo largo de los volúmenes lógicos subyacentes. Puede controlar el modo en que los datos se escriben en los volúmenes físicos al crear un volumen lógico entrelazado. Para lecturas y escrituras secuenciales de gran número de datos, este tipo de volúmenes mejora la eficiencia de los procesos de E/S de los datos.
El seccionamiento en franjas mejora el rendimiento al escribir los datos a un número predeterminado de volúmenes físicos de una manera circular. La E/S puede realizarse en paralelo. En algunas situaciones, se pueden obtener ganancias de rendimiento lineal por cada volumen físico añadido a la franja.
La siguiente ilustración muestra como los datos son entrelazados a lo largo de tres volúmenes físicos. En esta figura:
  • el primer grupo de datos se escribe a PV1
  • el segundo grupo de datos se escribe a PV2
  • el tercer grupo de datos se escribe a PV3
  • el cuarto grupo de datos se escribe a PV1
En un volumen lógico entrelazado, el tamaño de la banda no puede exceder el tamaño de una extensión.
Entrelazando datos a lo largo de tres PV

Figura 2.5. Entrelazando datos a lo largo de tres PV

Los volúmenes lógicos entrelazados pueden ser extendidos al concatenar otro grupo de dispositivos al final del primer grupo. Para extender el volumen lógico entrelazado, debe haber suficiente espacio libre en los volúmenes físicos subyacentes que conforman el grupo de volúmenes que soportan el enlace. Por ejemplo, si tiene un enlace de dos rutas que utiliza todo el grupo de volúmenes, no se podrá extender el enlace si solo se añade un volumen físico al grupo de volúmenes. Debe al menos añadir dos volúmenes físicos al grupo de volúmenes. Para mayor información sobre cómo extender un volumen entrelazado, consulte la Sección 4.4.12.1, “Cómo extender un volumen entrelazado”.