E.2.3. Funciones de GRUB

GRUB contiene una serie de funcionalidades que lo convierten en el método preferido al resto de gestores de arranque disponibles para la arquitectura x86. A continuación tiene una lista de las características más importantes:
  • GRUB proporciona un verdadero entorno basado en comandos, pre-sistema operativo, para las máquinas x86. Esta funcionalidad le otorga al usuario una gran flexibilidad en la carga de sistemas operativos con opciones específicas o con la recopilación de información sobre el sistema. Durante muchos años, las arquitecturas diferentes a x86 han usado entornos previos al sistema operativo que permiten arrancar el sistema desde una línea de comandos.
  • GRUB soporta el modo de Direccionamiento de bloque lógico (LBA) . LBA sitúa la conversión de direccionamiento utilizada para hallar archivos en el firmware del disco duro y se utiliza para en muchos IDE y en todos los dispositivos duros SCSI. Antes de LBA, los gestores de arranque tenían una limitación BIOS de 1024 clindros donde el BIOS no podía encontrar un archivo después del cabezal del cilindro 1024 del disco. El soporte LBA permite a GRUB arrancar sistemas operativos por encima del límite de 1024, mientras el sistema BIOS soporte el modo LBA. La mayoría de las revisiones modernas de BIOS soportan el modo LBA.
  • GRUB puede leer particiones ext2. Esta funcionalidad le permite a GRUB acceder a su archivo de configuración, /boot/grub/grub.conf, cada vez que el sistema arranca, eliminando la necesidad de que el usuario tenga que escribir una versión nueva del gestor de arranque de la primera etapa al MBR cuando se realizan cambios a la configuración. La única vez que el usuario necesita reinstalar GRUB en el MBR es si el lugar físico de la partición /boot/ cambia de sitio en el disco. Para obtener más información sobre cómo instalar GRUB en el MBR vaya a la Sección E.3, “Instalación de GRUB”.