2.3. Problemas de asignación de bloques

Esta sección provee un resumen de los aspectos relacionados con la asignación de bloques en sistemas de archivos GFS2. Aunque las aplicaciones solo escriben datos, por lo general no se preocupan en cómo o dónde se asigna el bloque, un poco de conocimiento acerca de cómo funciona la asignación de bloques puede ayudar a optimizar el rendimiento.

2.3.1. Abandonar espacio libre en el sistema de archivos

Cuando un sistema de archivos GFS2 está casi lleno, el asignador de bloques comienza a tener dificultades para encontrar espacio para los nuevos bloques que van a ser asignados. Como resultado, los bloques entregados por el asignador tienden a comprimirse hasta el final del grupo de recursos o en partes diminutas donde la fragmentación de archivos es mucho más probable. Esta fragmentación puede causar problemas de rendimiento. Además, cuando un GFS2 está casi lleno, el asignador de bloques de GFS2 gasta más tiempo buscando a través de múltiples grupos de recursos y que añade competencia de cerrojo que no estaría necesariamente en un sistema de archivos, que tenga bastante espacio libre. Esto también puede causar problemas de rendimiento.
Por estas razones, se recomienda ejecutar un sistema de archivos que esté más del 85 por ciento lleno, aunque esta cantidad puede variar según la carga de trabajo.